No pongas vino nuevo en odres viejos

He pensado, que antes de hablar de sueños, metas y objetivos.  ¿Sería mejor cortar con lo que ya no aporta nada a tu vida?

Y lo digo porque es una fecha en la cual, la mayoría de nosotros, deseamos lograr mejoras en nuestras vidas.

Luego llega el fin de año, no se ha podido conseguir nada de lo que tanto anhelabamos, y nos preguntamos una y otra vez, porque no pudo ser.

Y claro, después de haberlo vivido, durante algunos años. Me di cuenta que:

  • Si para ir a una fiesta, me arreglo de la mejor manera. Me compro un precioso vestido o traje, me pongo perfume, me arreglo el cabello, etc
  • Si para recibir familia o amigos en casa, la limpio a fondo, pongo la mejor vajilla y la mejor ropa de cama, bellas flores para adornar.
  • O si para empezar en un nuevo trabajo, me pongo mis mejores prendas, me arreglo el cabello y proyecto mi mejor energía, Y etc

Acá abajo te dejo igualmente el reproductor, si quieres oírme acá mismo

Por qué entonces, para disponerte a planificar un año lleno de abundancia y sueños cumplidos. ¿No limpias o cortas con aquellas situaciones o personas que ya no suman nada en tu vida?

La verdad es que eres energía constante. Tanto si vibras positivamente en ella, como sino.

“Lo que niegas te somete, lo que aceptas te transforma – Carl Jung”

Por ello, empezar un nuevo año, sin “cerrar procesos o limpiarte energéticamente”. No servirá de mucho, y te digo porque:

  • El sentimiento que habita en ti, frente a metas no cumplidas, solo “estorba”, no te permite ser libre. Sólo es ruido mental, que no te permite pensar con claridad.

Por ello, debes reconocer cuales fueron los fallos que te impidieron llevarlo a cabo. Y diseñar un plan serio y medible para el nuevo año.

  • Si sigues proyectándote hacia el pasado o hacia el futuro, no dejaras que lleguen a tu vida nuevas experiencias. Porque la energía no fluye. Entrarás en un bucle de estancamiento y bloqueo. En un ir y venir sin, sin sentido y sin razón.

No te proyectes, vive siempre en el presente. Ayúdate con afirmaciones diarias, con planes de trabajo serios y realizables.

  • Si sólo te culpabilizas por lo que hiciste o dejaste de hacer, energéticamente te cerrarás a vivir experiencias maravillosas con otras personas y otras situaciones.

Libérate a través de la energía del perdón y la gratitud constante. Realiza un trabajo personal serio. Y si lo requieres, busca ayuda profesional.

  • Si la meta o sueño de años anteriores, era superar relaciones conflictivas o dañinas. Y no lo has hecho, deberás saber que a medida que pasa el tiempo, aquello que sólo era un sentimiento casi inofensivo, va creciendo y transformándose. Puede llegar a ser incluso, el origen de una gran enfermedad tanto física como mental.

Cierra círculos a través de la terapia del perdón y el auto perdón.

  • No cortar con lo caduco o viejo, te hace habitar en el pasado. Llevándote a echar raíces en lugares áridos. Que no te dejan florecer y mostrar tu valía.

Escribe y se sincero, reconoce tus fallos y disponte a superarlos. Si crees que pronto lo olvidaras, ten a mano tu «escrito» y leerlo las veces que sea necesario.

  • Revivir sueños no cumplidos, te frustra y te hace permanecer más tiempo del necesario, junto a personas, trabajos o sitios que ya no suman en tu vida. Son cómo puerta abiertas que “absorben tu energía”.

Trae al presente la situación que no te deja pasar página. Ponla por escrito y disponte a cambiarla pero de forma sincera y comprometida.

Y parafraseando a Carl Jung, que decía:

 “aquello a lo que te resistes, persiste “.

Te digo, que si quieres que realmente éste año sea diferente. Si quieres crear nuevos capítulos en tu vida, vas a necesitar hojas en blanco…

  • Te recomiendo hagas una limpieza estilo Marie #Kondo. Deshazte de todo lo material que ya no utilizas, de objetos que representan ataduras emocionales en tu vida (regalos, prendas, fotos, vínculos a redes sociales, vínculos con amistades en común).

Dónalas o véndelas, permite que esos objetos sirvan a otras personas. Y que su energía se vaya con ellos. Será una energía limpia y buena, que servirá con mejores propósitos a sus nuevos dueños. Y con los vínculos comunes de amistad, pon distancia durante un tiempo, mientras realizas un trabajo personal de duelo y recuperación.

  • Haz un trabajo “terapéutico escrito”, despidiéndote de esas personas que ya no deben estar presentes en tu vida.

Si ves que la emoción te supera, busca ayuda, disponte a seguir un trabajo de sanación con terapias de sanación como el tarot evolutivo, la PNL (programación neuro-lingüística), sanación del árbol familiar, etc. Será una de las mejores inversiones que puedas hacer en ti mimo.

Espero, puedas leer este post, antes de que te pongas a escribir o diseñar tus sueños para éste año. Te aseguro que si pones en práctica estas pautas, tendrás asegurado el camino del éxito tanto a nivel económico, como personal.

¡Nos vemos pronto y deseo de corazón que “Todo esté bien en tu Mundo”!

Gracias por leerme,  Un abrazo, Fabiola

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicita tu primera cita, es gratuita

Te contaré en que consisten mis programas y veremos cuál necesitas en este momento de tu vida.

sígueme en redes sociales

Facebook

Instagram

YouTube

Pinterest

¿Quieres transformar tu ser interior?

Realiza el test de tus Chakras y llévate mi ebook

“Tus chakras y su sanación”

¿Te gustaría conocer tu número de nacimiento?

Descúbrelo con mi Ebook - “El ki de las 9 Estrellas” de la medicina tradicional china.

¡Descargatelo y sana tu SALUD!

Ir arriba