Ser Hacer Tener

¿Sabías que en la vida real, la frase está invertida o incompleta?

Si…así es, me encuentro frases como: TENER – HACER – TENER, TENER  – TENER – TENER o HACER – TENER – SER…

Es más, este año, a raíz de saludar a familia y amigos lejanos durante las fiestas que están quedando atrás, Me he encontrado, con personas que – claro – se hacen mayores y actualmente están teniendo problemas graves de salud.

Acá abajo tienes el reproductor, si quieres quedarte

Y todas ellas coincidían en que lo más importante era la salud. Sentía pena al oír a sus familias hablar de ello. Incluso, siguen creyendo que sus enfermedades han venido de “no se sabe como”, dicen cosas como:  “si eran personas sanas”, “si no fumaban o bebían”, “si son tan buenas”, etc.

Mientras oía, tanto a la persona enferma expresar su pena y su sorpresa como al igual que  su familia,  yo pensaba:

¡No es posible, todavía no lo han entendido! Creen que todo es físico, que todo vino de fuera, que ellos no tienen nada que ver con lo que realmente le está sucediendo…

Y recordaba que cuando comencé mis estudios de Medicina Tradicional China, nos enseñaban que “Es la mente, la que en su mayoría daña al cuerpo, y no es el cuerpo quien daña a la mente”.

Incluso hoy día, se ha descubierto que un alto porcentaje de enfermedades se originan a nivel emocional y luego se reflejan en la parte física.

Bueno, todas estás reflexiones las hago, porque si tienes la suerte de leer este post. Y lo más importante, empiezas a ser capaz de poner por delante, lo importante, lo demás vendrá por #añadidura.

Y creo que estando en este primer mes del año. Y siendo consecuente con lo que yo promulgo, te invito a poner en practica a partir de ahora, una regla de oro en tu vida. Que no es otra que: SER – HACER – TENER

SER

Es donde comienza todo, es la llave que abre la puerta. Es como dice el “Principio del #Mentalismo” del #kybalion. Ser es un verbo, con lo cual implica “acción” y mejor si es en primera persona del singular – yo soy -.

Cuando eres consciente y decides, que todo empieza por ti. Ya has dado el primer gran paso para realmente atraer a tu vida, todo lo bueno que quieres. Y además porque basándote en un cambio personal real y duradero, es como aceptas que todo tiene un proceso, un ritmo y un resultado.

Nada más metafórico que recoger una cosecha, la naturaleza es muy sabia. Y sigue unos procesos y unos tiempos, que por más que quieras alterarlos, ella no se deja – por suerte – sino, que se toma su tiempo, para darte lo mejor de si misma. Por ello, cada vez que lo veo, pienso que ella está SIENDO – HACIENDO Y TENIENDO los mejores frutos para nosotros.

¿Por qué entonces creemos que lo podemos hacer diferente, en nuestra vida.  ¿Queremos invertir los procesos o saltarnos algún paso?

Si que es verdad que la sociedad consumista en la que vivimos inmersos, nos tiene atrapados en “cánones o modelos” supuestamente perfectos.

Los grandes monopolios económicos y los medios de comunicación a través de su publicidad masiva e intrusiva. Nos bombardean constantemente, con el fin de llevarnos de un lado a otro y confundirnos. Para tenernos deprimidos, sometidos e insatisfechos.

Otras herramientas que utilizan estos gigantes económicos, con sus modelos consumistas, son los de vendernos la idea de inmediatez, de conseguirlo a cualquier precio y sobre todo de forma inmediata.

Por todo ello, no queda otra que hacer una “resistencia pasiva”, sentando nuestros principios. Los cuales hayan nacido, de una forma correcta de actuar, de vivir de una manera más sencilla y autentica. Donde brille la luz del respeto hacia nosotros mismos y hacia los demás.

HACER

Hacer, tiene mucho o todo que ver con movimiento, con acciones, con decisiones y cambios.

Me hace pensar en el “Principio de Polaridad” que nos habla de los opuestos, de los extremos o de los contrarios. Los Chinos lo llamaron La Teoría del Yin y del Yang.

Me encanta traer éste principio a colación, porque muchas personas creen que mucho de lo que sucede en sus vidas, no es asunto suyo. Con lo cual, viven sus vidas, yendo de un extremo a otro. Casi nunca logran permanecer en el centro o cerca al centro o punto de equilibrio.

Volviendo a los “modelos consumistas” que cada día nos imponen. El ser humano se desliga cada vez mas de su punto de equilibrio. Sin tener unas bases sólidas como ser humano se olvida cada vez mas de ejercitar su parte derecha del cerebro. La cual rige su creatividad, emocionalidad, proactividad, también llamada parte yin o femenina. Sino que sólo vive utilizando su parte izquierda más racional, consumista, inmediata, de subsistencia y también llamada parte yang o masculina.

Stephen Covey en su libro, Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva dice que: “Cuando uno recoge una punta del palo, también recoge la otra”.

Covey también hace referencia en su libro, del lenguaje que utilizamos a diario, que nos sirve como indicador, del grado de implicación que tenemos, en lograr verdaderos cambios en nuestra vida.

Es así, que nos habla del lenguaje reactivo, donde buscamos vernos absueltos o libres de responsabilidad y de otro lado está el lenguaje proactivo, donde de forma inmediata, frente a cualquier situación, nos implicamos de forma directa, en encontrar la solución o hacer parte de ella.

Y también algo que considero importante. Y es saber que existen dos zonas muy bien definidas. Dentro de las cuales, nuestros procesos de cambio, pueden o no, tener un verdadero impacto. Y son el “circulo de influencia” y el “circulo de preocupación”.

Con el continuo “bombardeo” de información, en un mundo tan globalizado. Vivimos fuera de nosotros mismos. Pendiente de lo que sucede a miles de kilómetros de distancia. O siguiendo programas #basura, donde se ventila la vida privada de los otros. O donde nos venden la vida perfecta, la figura perfecta, la casa perfecta, etc.

Toda esa información hace parte del “circulo de preocupación”, donde nuestra capacidad de influir es cero. Y que a su vez tampoco nos aporta nada. Porque en la mayoría de los casos, la información que ahí se nos da, es toda #prefabricada.

Impidiéndonos solucionar lo que realmente es importante en nuestra vida y que está ante nuestras narices. Y que pide medidas serias y responsables. Porque seguro es lo que no está impidiendo avanzar y crecer. De ahí que sea más importante prestar atención a lo que sucede en nuestra zona de influencia. Por ello se llama zona de influencia, porque es lo que juega un papel realmente importante en nuestra vida, como son la familia, la pareja, los hijos, el trabajo, los proyecto personales y profesionales.

Para este segundo peldaño, no puedo más que pedirte que entres en acción ya mismo. Que pongas en tu vida, todo aquello que realmente suma en tu vida.

Siempre lo digo y es que las nuevas tecnologías están al alcance de tu mano. Pero sólo de ti, dependerá el buen uso que hagas de ellas. Tendrás que aprender a separar el “grano de la paja”. Las excusas se han acabado, ya no hay tiempo ni espacio para ellas. Sólo tu puedes escribir el guion de la película que quieres proyectar de tu vida.

TENER

Podría ser el final de un proyecto, alcanzar la cima a nivel laboral, el sueño de un gran viaje a un país exótico…

¿o tal vez no?

Podría ser el camino diario recorrido para ir hacia una meta. Las pequeñas batallas ganadas frente a una enfermedad o adicción, los pequeños momentos disfrutados a solas.

Así que ahora pienso de forma más seguida, en La grandeza de lo pequeño…Me encanta verlo así. Porque aunque en la foto te pongo un “huevo de oro”, pienso que el color o el resultado del TENER lo pones tu.

En el libro sobre Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva, se habla sobre el “fruto personal”. Me gusta mucho ésta definición. Porque creo que es el resultado de  haber trabajado fuertemente en los dos primeros peldaños. O por lo menos, para algunos proyectos personales, yo lo he podido vivir en primera persona. Por ello cuando lo he leído, lo he podido revivir y sentir de forma verdadera.

Realmente creo que es un sembrar, abonar y recoger permanente. Y me alegro de que así sea. Porque sino, no tendría sentido. Y son 3 pasos o reglas de oro, que aplicados en cualquier campo de tu vida, sólo de traerán bendiciones y grandes cambios permanente.

¡Nos vemos pronto y deseo de corazón que “Todo esté bien en tu Mundo”!

Gracias por leerme,  Un abrazo, Fabiola

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicita tu primera cita, es gratuita

Te contaré en que consisten mis programas y veremos cuál necesitas en este momento de tu vida.

sígueme en redes sociales

Facebook

Instagram

YouTube

Pinterest

¿Quieres transformar tu ser interior?

Realiza el test de tus Chakras y llévate mi ebook

“Tus chakras y su sanación”

¿Te gustaría conocer tu número de nacimiento?

Descúbrelo con mi Ebook - “El ki de las 9 Estrellas” de la medicina tradicional china.

¡Descargatelo y sana tu SALUD!

Ir arriba