Los 10 hábitos que me han cambiado la vida

Imagino que leyendo el título,  tu dirás …¡otra vez el mismo post de final de año, que pereza!

Ojalá esta no sea esta, tu reacción, sino que te permitas, por lo menos leer los títulos de los 10 hábitos que me han cambiado a mi,  la vida.

“No eres lo que te sucedió, eres lo que decides ser” 

– Carl  Gustav Jung –

Parece banal decir que me “han cambiado la vida”, pero si, me han traído un cambio tremendo y radical. Y te daré algunas razones que salen desde mi corazón y con toda la honestidad posible. Y no busco otro fin, que  ayudarte a mejorar tu vida, como ellos, lo han hecho con la mía. Te invito a quedarte y a oírlos, seguro que con alguno de ellos, te puedes quedar:

 1 – Agradecer cada día.

Al principio me costaba, de repente me acordaba a medio día o pasaban días sin hacerlo. Pero de alguna manera, empecé a acordarme cada día. Y éste hábito ya hace parte de mi vida, tanto como respirar.

Según abro mis ojos en las mañanas, no sale otra palabra de mi boca, que decir que: “gracias por…” y ahí empiezo a enumerar todo aquello por lo que yo me siento agradecida.

Últimamente lo hago durante más minutos al día, justo cuando voy a tomar los alimentos, cuando termina la jornada. O cuando hago la compra y encuentro alimentos tan increíbles que me brinda la tierra. Incluso cuando voy conduciendo y veo el campo, la naturaleza o los animales, me maravilloso y doy gracias. Y siento que todo ese sentimiento me hace sentir en paz y reconectar con el resto del mundo.

2 – Tomar un vaso de agua en ayunas.

Este hábito lo tenia incorporado ya hace un tiempo. Tengo una edad, en que debo cuidar aun más mi cuerpo, mantenerlo hidratado y limpio. Y más, cuando pienso que mi cuerpo ha estado toda la noche procesando los alimentos del día anterior. Mi organismo es un mecanismo perfecto y que cada día se prepara para funcionar lo mejor posible. Que menos que darle un vaso de agua limpia, para ayudarlo en el mejor proceso de sus funciones. Finalmente la única beneficiada voy a ser yo.

3 – Practicar mis minutos de silencio cada día.

Es un hábito increíble, que recomiendo su practica al 100%. De hecho, suelo practicarlo cuando cocino. Últimamente, noto que me gusta observar lo que cocino. Sentir los ingredientes y entrar en comunión con la comida que estoy preparando. Aunque suene algo tonto, es así. Pero tu puedes hacer tus minutos en silencio, cuando creas que los necesitas y puedas obviamente. Seguro que incorporando este hábito de forma permanente, comenzarás a sentir la necesidad de practicarlo cada día. Sencillamente tu mente te lo pedirá y tu notarás como sientes la necesidad de quedarte en silencio. Es mágico, porque luego retomas tu rutina de forma renovada.

4 – Tener un presupuesto mensual de gastos.

Es un hábito fundamental, si quieres atraer abundancia a tu vida. Se dice que lo igual atrae a lo igual, es decir, si tus finanzas son un desastre, si no llevas un control de ellas. Ese mismo descontrol, se manifestará en otros aspectos de tu vida. Por ello, el llevar mi presupuesto mensual de ingresos y gastos, me permite ser una persona más organizada. Puedo prever cuanto me puedo gastar en mis vacaciones, en caprichos o en formación. Me permite en todo momento controlar mi nivel de endeudamiento. Me ayuda a valorar el tiempo y el esfuerzo que invierto para ganarme mi salario y a partir de ahí, ser mas coherente y responsable, al momento de gastarlo etc.

Para ayudarte con éste hábito, que para mi es fundamental. Y del cual, se desprenden algunos más, como irás viendo. Te dejo el link para que te descargues la tu plantilla de «Presupuesto de Gastos 2021«.  Si la implementas, verás como te cambia la vida. Igualmente, puedes modificar los conceptos de la plantilla y adaptarla a tus necesidades.

5 – No ir de compras para distraerme, ni comprar baratijas.

Este hábito es igualmente importante. Sé que en estos momentos que estamos viviendo, es difícil de mantenerlo a raya, por ello hay que estar atent@s. De algún modo, todos estamos siendo víctimas del comercio online, el te arrastra y te lo pone todo “en bandeja”. Pero acá, hay un tema bien importante y es que cuando NO PARAS DE COMPRAR, es porque detrás se esconde algo más y suele ser a nivel emocional. En ocasiones no es otra cosa que tu niñ@ interior maltratad@, que manifiesta una necesidad de amor y de cuidado.

¿Cómo hago YO, para ser más responsable con lo que compro? Si algo me gusta, valoro si lo necesito, si luego lo voy a usar y sacar provecho. Luego voy a mi presupuesto de gastos y miro si en la sección de “caprichos” puede entrar. Además, lo dejo ahí un par de días, y si veo que me sigue gustando y no he cambiado de opinión, lo compro.

Y con las baratijas, lo que te puedo decir, es que cuando aprendí que cuando las compraba, no me estaba valorando lo suficiente, deje de hacerlo. Comprendí que YO merezco lo mejor de los mejor y que no tengo porque dejar entrar en mi vida ese tipo de objetos. Sencillamente compro lo mejor posible, bien sea en prendas o accesorios (mejor si son de oro o plata), que sean sencillos, clásicos y discretos. Además de contribuir a que se disminuya la sobre explotación del planeta y de personas, que no paran de fabricar artículos de usar 1 o 2 veces y desechar, para luego volver a comprar.

6 – Caminar como mínimo dos días por semana.

Que puedo decir, esos minutos me dan la vida. Porque éste hábito lo puedo casi multiplicar por tres o es como un tres en uno. Te explico: cuando salgo a caminar, aprovecho para oír mis audios de canales que son super valiosos para mi y aprovecho incluso para hacer mis minutos de silencio. El hábito de caminar me permite despejar mi mente, estirar mi cuerpo, oxigenar mi cerebro, absorber el sol para nutrir mis huesos, formar y generar vitamina D dentro de mi cuerpo.

7 – Programar el día anterior, la agenda para el día siguiente.

Este hábito es magnífico, porque te permite ganar tiempo y cuidar tu energía. Es fantástico porque según me levanto, ya sé que voy a hacer, cual es mi programa de trabajo y cuantas horas tengo destinadas para cada tarea. Además de hacerme una persona más organizada, efectiva y rápida. Si tengo muchas actividades, hago una lista que tengo a mano y además dejo todo preparado: ordenador, material de estudio, ropa, menú a cocinar, lista de la compra, etc.

8 – Administrar mejor mi tiempo (lista de compras, móvil, correos, quedadas con amigos, etc).

Tal cual lo dice el hábito, es decir, siempre que hago la compra, reviso antes en casa, que me hace falta. Aprovecho para comprar varios alimentos no perecederos de la misma línea (básicos de la macrobiótica, aseo personal, etc).  No estoy tan atenta al móvil todo el tiempo, especialmente si estoy desarrollando una tarea específica, lo pongo en silencio. Así mismo, aprovecho para devolver llamadas cuando voy conduciendo a través de bluetooth o si salgo a caminar. Y contesto los correos todos juntos, durante un tiempo que destino a ello, salvo si son de extrema urgencia. Y para terminar, ya no suelo salir corriendo si alguien me llama para quedar. Primero miro mi agenda, intento hacer un hueco, pero si no es posible ni importante, lo dejo para después.

9 – No utilizar tantos productos para mi aseo personal.

He sacado de mi “cesta de la compra”, tantas cremas, colonias, serum, etc. Ahora sencillamente utilizo una crema humectante y otra desmaquilladora y buenos aceites esenciales y ecológicos. Sigo teniendo un buen perfume y nada más, incluso mi desodorante, es de origen natural y ecológico.

10 – Leer cada día 30 minutos mínimo.

Este hábito lo tengo desde hace muchos años (podría decir que mi hobby preferido). Lo que sucedes es que ha ido cambiando. Por temas de mi trabajo, leo mucho sobre temas de formación. Lo cual ha hecho que dejara de lado mis otras lecturas preferidas. Pero desde hacer un par de semanas, he tomado la sabia decisión de empezar a leer en las noches, justo cuando me voy a cama. Así, evito mirar el móvil, y disfruto de 30 minutos de lectura que me relaja la mente, me nutre y me ayuda a tener un sueño de mejor calidad.

Esto ha sido todo, deseo en verdad, que alguno de mis 10 hábitos se quede contigo. Que en este 2021 se quede contigo. Y si ya tienes algunos de mis hábitos, felicitaciones porque vas por el buen camino.

…Ahora te toca a ti…

Dime que cuales son tus hábitos diarios. ¿Tienes uno, dos, ninguno? ¿Aún no sabes como adquirir hábitos?

Si te ha gustado, compártelo y déjame algún comentario. Así sabré que te gustan mis contenidos. Y me inspiras a seguir dejando contenidos de valor y con amor. Para que tu y yo, seamos parte del cambio que queremos ver en el mundo…

Nos vemos pronto y deseo de corazón que “Todo esté bien en tu Mundo”!

Fabiola

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicita tu primera cita, es gratuita

Te contaré en que consisten mis programas y veremos cuál necesitas en este momento de tu vida.

sígueme en redes sociales

Facebook

Instagram

YouTube

Pinterest

¿Quieres transformar tu ser interior?

Realiza el test de tus Chakras y llévate mi ebook

“Tus chakras y su sanación”

¿Te gustaría conocer tu número de nacimiento?

Descúbrelo con mi Ebook - “El ki de las 9 Estrellas” de la medicina tradicional china.

¡Descargatelo y sana tu SALUD!

Ir arriba